Positive AttitudeEs interesante platicar con la gente sobre el tema de la prosperidad y éxito. Muchísima gente cree que la prosperidad y el éxito son los resultados de la buena suerte o porque la persona viene de una familia rica y exitosa. Lo que no ven es que la prosperidad y el éxito residen dentro de cada quien y solo esperan que los llamamos.

Te has preguntado alguna vez la pregunta, “Porque yo?”, o “Porque esto siempre me pasa a mi?” De seguro en alguna ocasión, todos lo hemos hecho. Desafortunadamente, cuando nos preguntamos preguntas así, estamos adoptando una mentalidad de ser las víctimas de la circunstancia. En estos momentos, creemos que no tenemos control de la situación y de nuestras vidas. Estas formas de pensar nos limitan y no nos permitan lograr ni ser prospero ni exitoso.

La buena noticia es que somos capaces de cambiar nuestra forma de pensar. El primer paso es de reconocer cuando estamos pensando cosas negativas o dañinas. Un buen ejemplo es cuando pensamos algo así: “Yo siempre estoy quebrado. No hay lo suficiente dinero”, o “Yo me veo tan gorda y no atractiva.” A veces pensamos cosas así sin darnos cuenta. Yo leí que pensamos un promedio de 60.000 pensamientos a diario. Imagínate el daño que nos hacemos con pensar tantas cosas negativas! Haz el intento de darte cuenta de los pensamientos negativos tuyos aunque tan solo por un día y veras como te sorprenderás!

[Las personas] llegan a ser lo que creen que son. Si yo creo que no puedo hacer algo, eso me hace incapaz de hacerlo. Pero cuando yo creo que lo puedo hacer, yo adquiero la habilidad de hacerlo, aunque no lo tuve al principio. ~ Mahatma Gandhi

Ahora que sabes cuáles pensamientos te están haciendo daño, escríbelos en una hoja. Luego en una segunda hoja, escribe la forma positiva de cada uno. Utilizando los ejemplos de arriba, serian así:  “Yo soy abundante y soy capaz de ganar mucho dinero”, y “Yo amo a mi misma y soy linda por dentro y por fuera.” Imagínate que tan distinto se puede sentir uno si está escuchando estos pensares y no los anteriores!

Después de escribir las frases positivas, cuelga la hoja en un lugar donde la vas a ver con frecuencia, como en la puerta de la refrigeradora, o en el espejo del baño.  Luego, rompe o quema la hoja con las frases negativa (ten mucho cuidado con las llamas!). Este paso es muy importante, así que no lo brinques!

El paso final es de repetir las frases positivas a ti mismo con frecuencia todos los días. Una buena práctica es de hacerlo cuando te levantas en la mañana e inmediatamente antes de dormirte en la noche. Es recomendable copiar las frases en una tarjetita que puedes andar en tu cartera o bolsillo para poderla ver dondequiera que estés. Cada vez que te encuentras pensando algo negativo, comienza inmediatamente a recitar tus frases positivas hasta que las cosas negativas ya no se te ocurren!

Acuérdate que tu eres único y un milagro precioso. Tu realmente eres capaz de hacer cualquier cosa que tu decidas hacer!